CONTRACORRIENTE: OBVIEDADES DE LA PANDEMIA

Share Button

POR: JOAQUÍN OLEA

I.-El pasado jueves 2 de abril, poco antes del inicio de la conferencia mañanera, frente a Palacio Nacional un, -aunque reducido-, grupo de personas, realizo una protesta reclamando la falta de agua en varias colonias de la Delegación Iztapalapa.

Con toda la razón del mundo protestaron porque en momentos en los que se exige a los mexicanos no salir de sus casas para resguardarse del contagio, muchas colonias, miles de personas, no tienen agua.

No es ese un hecho aislado o exclusivo de la CdMx, en Tamaulipas los tamaulipecos estamos conscientes de la tragedia que se vive en la capital de nuestro estado: Ciudad Victoria. Donde la falta de agua, y la indolencia de los gobiernos municipal y estatal, se han convertido en el principal motivo de agravio de la ciudadanía.

En Reynosa, a pesar de los enormes esfuerzos que el actual gerente de la Comapa, Jesús María Moreno ha estado realizando últimamente para reestructurar el decaído sistema de abastecimiento de agua, aún existen muchas colonias que carecen del vital líquido y algunas otras en el que aun habiendo agua esta sale de las cañerías rancia, sucia y chocolatosa. No apta para su utilización y mucho menos para el consumo humano.

Son tiempos difíciles pero esta es un área que no se debe descuidar.

II.- Otro tema que me gustaría mencionar brevemente es el de que ya empezó el tronadero de empresas petroleras. La Whiting Petroleum Corporation, una empresa petrolera norteamericana con grandes contratos petroleros en Dakota de Norte y Colorado se acaba de someter voluntariamente al capítulo 11 del Código de Quiebras en un tribunal del Distrito Sur de Texas. Ya no pudo sostener operaciones, convirtiéndose en la primera víctima en la guerra de precios del petróleo y la pandemia del coronavirus.

De no darse un acuerdo rápido entre Rusia y Arabia Saudita se teme que cuando menos otras 50 empresas petroleras se declaren en quiebra los próximos días.

Tranquilos mexicanos! Nosotros no corremos ese riesgo actualmente. Petróleos Mexicanos es una empresa quebrada, gracias al prianato, desde hace muchos años. Hace cuando menos una década que sobrevive gracias a nuestros impuestos.

Hasta ayer jueves 2 de abril el costo de extracción de cada barril de petróleo andaba en $ 14.20. Nos lo pagaban a $ 10.61. Financieramente Le perdíamos $ 4.41. Ya por la tarde gracias a un Twit de Donald Trump dicho precio repunto ligeramente. Aun así en el petróleo de exportación seguimos perdiendo.

Al parecer nos hemos hecho adictos a las perdidas. En el reciente caso de CONSTELLATION BRANDS deberemos pagar un estimado de veinte mil millones de pesos por haber cancelado su proyecto de la cervecera en Mexicali, B. C.
Así es México. Como dicen por ahí: “es lo que hay”. Y hay que aguantarnos.