JOAQUIN OLEA

Share Button

AMLO. ZONA LIBRE. EL DECRETO DE LOS BUENOS DESEOS.

Wishful thinking es un término inglés utilizado para expresar los buenos deseos que tienen pocas probabilidades de realizarse.

Wishful thinking es a lo que el Presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió durante su largo discurso en Reynosa el viernes 4 de enero al señalar el arranque de la llamada “zona libre”

Wishful thinking. Tan es así que El mismo, en un par de ocasiones durante su discurso, señalo que deseaba, que esperaba, que los beneficios pudieran llegar “hasta abajo” a los consumidores finales. A las capas más desprotegidas, a los ciudadanos de a pie, para los cuales NO fue diseñado el mencionado decreto.

Wishful Thinking porque inclusive señalo que los primeros 3 meses serán de prueba. A ver si funciona. De lo contrario, ya veremos qué otra cosa inventamos.

Solo que los buenos deseos son unos y la escalofriante realidad fronteriza es otra.

Para empezar el decreto de zona Libre esta plantado sobre un distorsionado fundamento jurídico. Señala el Presidente como base legal esencial “…la facultad que me confiere el artículo 89, fracción I de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos…” Solo que el artículo 89, fracción I no va tan lejos pues solo autoriza al Presidente a “Promulgar y ejecutar las leyes que expida el Congreso de la Unión, proveyendo en la esfera administrativa a su exacta observancia”. Perdonen mi ignorancia, pero yo jamás supe que el contenido de este decreto se hubiera discutido en el congreso de la Unión. Al parecer fue diseñado totalmente por el equipo jurídico y fiscal del Señor Presidente.

En este punto recordamos que Vicente Fox tenía un intérprete, Rubén Aguilar, que simplificaba las tonterías que el entonces Presidente decía. Al parecer AMLO tiene muchos intérpretes que aplican lo lógica jurídica y fiscal inversa: convierten en tonterías ajenas al Presidente los buenos deseos que El expresa en sus discursos.

Los que hemos tenido la (mala) suerte de leer dicho frankestein coincidimos en algo: es un galimatías, un telarañero jurídico y fiscal hecho para cumplir con una promesa de campaña pero realizado totalmente con espíritu recaudatorio.

Seguramente las grandes empresas nacionales y trasnacionales saldrán beneficiadas. Podrán cumplir con la montaña de requerimientos burocráticos que ahí se exigen. El pequeño emprendedor, comerciante, industrial, profesional deberemos contar con inmensas oficinas llenas de contadores, expertos en derecho fiscal y duchos en el arte de la adivinación y la interpretación cuántica para ser merecedores de que hacienda y el SAT nos consideren dignos de ser aceptados en sus muy exclusivas listas.

Usted, como pequeño comerciante, deberá traducir constantemente joyas como esta: Segundo párrafo, Articulo segundo: “La proporción a que se refiere el párrafo anterior, se calculara dividiendo los ingresos totales que obtenga el contribuyente en la citada región fronteriza norte durante el periodo de que se trate, entre la totalidad de los ingresos que obtenga dicho contribuyente durante el mismo periodo; el cociente obtenido se multiplicara por cien y el producto se expresara en porcentaje. Para calcular la proporción, los ingresos totales de la región fronteriza norte deberán excluir los ingresos que deriven de bienes intangibles, así como los correspondientes al comercio digital”

Eso es solamente el inicio, para los rounds de sombra. Hay que cumplir también con los señalamientos que al respecto mencionan el Código fiscal de la Federación y la reglamentación del Servicio de Administración Tributaria.

Así que, compañero pequeño comerciante, amigo emprendedor, si usted soñaba con recibir los beneficios de un IVA al 8 % y un ISR del 20, ¡Olvidelo! a menos que sea accionista de HEB o socio de Tracotransa.

Wishful Thinking. Agradecemos al Presidente sus buenos deseos. Pero ojala y cambie de asesores. Los actuales convierten los buenos deseo presidenciales en monstruos jurídicos que dudo mucho ellos mismos entiendan.

Por cierto, Rubén Aguilar anda sin chamba. ¡ Como interprete al menos es más práctico!